¡Olvídate de mí!: Como si no nos hubiéramos conocido

A_Olv_date_de_m-314689716-large

Hay películas que no pasan desapercibidas como “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, en español titulada ¡Olvídate de Mí”.

El argumento es el típico de chico conoce a chica, que se enamoran y empiezan a tener una relación bastante peculiar. Aunque todo se torna, cuando un día este joven va a darle una sorpresa a su novia, y la ve besando a otro. Entonces, el protagonista acude a un doctor especializado para poder así borrarla de su memoria, y en este largo proceso se da cuenta que aunque intente olvidarla, siempre ella permanece en sus pensamientos, a pesar de los reiterados intentos. Sin embargo, ella tampoco parece que se haya olvidado de él…

Es uno de esos largometrajes que te hacen pensar ¿qué hubiera pasado si…?, como las desconformidades en diversos temas, confusiones, imperfecciones que se convierten en perfectas, esos detalles que a simple vista te hacían dudar, pero se empieza a echar de menos cuando esa persona no está ya a tu lado. Como cuando te reecuentras con una anterior relación, y sin remediarlo, empiezas a pensar en cómo te trataba, en sus detalles y cualidades, en vez de lo que te hizo finalizar el contacto, aceptando de tal forma sus imperfecciones, y hasta incluso, resurgiendo los sentimientos pasados.

El mensaje que se quiere transmitir es cuando se deja una relación, aunque se intente olvidar a cierta persona, ya ha marcado tu vida y tu percepción de las cosas, cambiando tu ética y el cómo actuar en las futuras relaciones.

Aspectos positivos: Guion original, grandes interpretaciones de la talla de Kate Winslet y Jim Carrey; y la moraleja.

Aspectos negativos: Las historias secundarias, las idas y venidas de historias (mezclando pasando y presente), que pueden confundir al espectador.

Recomendable: Sí, película de culto para los amantes de las historias de amor no convencionales.

NOTA FINAL: 6

 

Anuncios

El Lector: El valor de las palabras que nunca se dijeron

The Reader (El Lector)// Filmaffinity

The Reader (El Lector)// Filmaffinity

Día lluvioso, día peliculero. Siempre he admirado a Kate Winslet, y la considero como una de las mejores actrices que hay en la actualidad, por ello es una de mis favoritas. Me encandiló en su papel de Rose en Titanic, y que se reiteró mi amor hacia ella en “Descubriendo Nunca Jamás” y a partir de ahí, ha ido “in crescendo” esta adoración. Por este papel, se llevó numerosos premios, donde destacan el Oscar a Mejor Actriz y el Globo de Oro.

Por otro lado, Ralph Fiennes, como siempre sublime en los papeles que interioriza de tal forma que lo hace suyo, de una forma tan natural y magnifica, ya le descubrimos en La lista de Schindler y en El Paciente Inglés, que sumergirse en personajes de otra época, solo puede llevar el peso un actor de tal calibre.

“The Reader”, en español “El Lector”, es una película situada en la Alemania después de la IIGM. Un joven empieza a encontrarse mal en medio de la calle y una mujer madura le recoge y se lo lleva a su casa. Entre ellos surge un amor prohibido, donde solo le atan la pasión y la lectura, y de repente, la mujer desaparece de la vida del chico y se reencuentran con ella ocho años después en una circunstancias indeseables.

Basándonos en los aspectos técnicos, podemos apreciar unos planos donde recalcan la belleza de la juventud, y a su vez, la madurez de los protagonistas, con unas escenas donde se muestran una delicada desnudez, donde se puede contemplar cada ápice, cada detalle de los enamorados.

Una película marcada por el amor prohibido, desengaños, desilusiones, cargado de orgullo, como también de arrepentimiento. Donde las palabras que nunca se dijeron, son las palabras que hubieran cambiado el transcurso de la historia, ¿Qué vale más? ¿aceptar tus errores o vivir en una mentira?

Un “te quiero” a tiempo, un “perdón” sin pedirlo, puede dar luz a tu vida, aunque eso te haga perder tu orgullo, porque el pasado, forma parte del presente, pero el futuro, depende de uno mismo.

NOTA FINAL: 7