Ocho Apellidos Vascos: ¡Ay, país de pachanga y pandereta!

Ocho_apellidos_vascos-836127633-large
“Ocho Apellidos Vascos”, que poco me gustas y cuánto gustas, reescribo la critica que en su día hice, por el simultáneo estreno en televisión de dicha película en Telecinco y en Cuatro. Todo es debido para “promocionar” la secuela de la misma, llamada “Ocho Apellidos Catalanes”, que se estrena el próximo 20 de noviembre en los mejores cines españoles.
En esta crítica, pretendo “destripar” y bajar de ese altar la percepción de que este film es una de las mejores comedias de España, ya que no es para tanto y es otra más del montón, ni peor ni mejor, pero tampoco es una obra maestra, como la percepción que se tiene.
Es una película barata, charlatana, vulgar, llena de tópicos, de sobre actuaciones, con la misión de sacarle una carcajada, que a mi, por lo menos, me la saco dos veces en toda la película y tampoco fueron para tanto.
Yo como andaluza me sentí ofendida al verla, por el trato que se le hace a mi conciudadanos, nos trata como si estuviésemos todos el día bailando sevillanas, hablando de semana santa, una aglomeración de tópicos, de sin sentidos, todos, como no, muy exagerados.

Por otra parte, también la imagen que nos quieren transmitir de cómo son los vascos, que supongo que no les gustará el trato que se les hace como si fueran todos de ETA, al favor de la independencia, unos bordes, bastos, entre otros calificativos.Lo que más me sorprende es que esta película haya sido un éxito de taquilla, y esta noche pretenda ser líder de audiencia, haciendo demostrar que la cultura de los españoles es excesivamente baja y guiada por el comercialismo y “la masa” como decía Umberto Eco.

Y si, me dejé influenciar por las criticas tan positivas respecto a esta película y, por ello en su momento, decidí ir a verla al cine, menos mal que me costó la entrada 3.90€, y la definiría, en términos generales, como decepción, no de la película, sino de un país.

No sé vosotros, pero ver a Dani Rovira, malagueño como yo, haciendo de sevillano, es como ver a un catalán vestido del Real Madrid y Clara Lago, con un acento madrileño marcado, haciendo de vasca, es lo mas patético que he podido ver en toda mi vida, como se nota que nos conformamos con todo y poco nos quejamos.

Escuchaba risas y risas en el cine y pensé, ¿seré la única que no le está gustando nada? y después comentándolo con amigos y familiares, todos me decían “es que no tienes sentido del humor“, “qué rara eres“. Debo deciros que yo soy la que tengo buen gusto, o eso creo, y mi inteligencia fue insultada por esta película, es que yo no me dejó llevar a lo que opina la mayoría. ¡Si yo soy la primera que se lo pasa “pipa” viendo películas tipo “Scary Movie”!Pues bueno, para concluir os digo que no malgastáis vuestro tiempo para ver esta película, es todo comercial, lleno de tópicos, ridiculizan a los andaluces y vascos y también nuestra inteligencia.

Spoiler:
El momento de la aparición del “Los del Río” no pude sentir mas vergüenza ajena en mi vida.

Ahora o Nunca: Una boda y miles de impedimientos

Ahora_o_nunca-131000024-large

Ahora O Nunca// Cartel Promocional

En los últimos años, las películas españolas se están “americanizando”, es decir, utilizan los tópicos utilizados en dichos films pero tirando a lo nuestro, a lo patrio, fórmula que ha funcionado con las tan veneradas “Ocho Apellidos Vascos” “Fuga de Cerebros”, que para mí, no son nada del otro mundo, pero bueno, eso es caso aparte; Aunque, por el contrario, hay otras películas que han sido un fiasco en el cine utilizando los mismos ingredientes, puede que sea fallo de la productora, de la promoción, de las falsas expectativas, o fíjate tú quién sabe, y esta película no sé donde ubicarla.

Dani Rovira, ganador a mejor actor revelación en los recientes premios Goya gracias a “Ocho Apellidos Vascos”, y María Valverde, también ganadora a mejor actriz revelación en su momento, en los Goyas del año 2003, por “La flaqueza del bolchevique”. Una pareja de actores galardonados, queridos por el público, todo “preparado” para que funcionase este film en taquilla, y así ha sido, todo un éxito, siendo uno de los mejores estrenos de cartelera de 2015, pero… ¿digno de olvidar?

A pesar de que muchas personas se decantasen por ver esta película en el cine, esto no quiere decir que haya funcionado, si, para recaudar dinero, pero ¿Qué vale más, una película que se quede en tu memoria o te produzca carcajadas en un momento, pero que no te acordarás de su existencia dentro de unos años? Esto es lo que pasará con este largometraje.

Chico, poco atractivo y “empollón”; chica, guapa y popular, se conocen en una campiña inglesa cuando estaban de Erasmus, allí surge el amor entre ellos y desde entonces son pareja. Tras estos años de noviazgo, deciden casarse en el lugar dónde se enamoraron, pero, por una huelga de controladores aéreos, impide que el novio y los invitados se reúnan con la novia y su séquito que se encuentran ultimando los preparativos de la boda en Inglaterra. Esto transcurre en los primeros veinte minutos de la película que hace que el espectador se “enganche”.

Todo bien, pero ya el trascurso de la misma son tópicos tras tópicos, infidelidades, impedimentos, adicciones, descontroles, que si sí, que si no, que todos los andaluces somos “unos cachondos”, una mezcla, bastante curiosa de “Ocho Países Vascos”, “Resaca en las Vegas” y hasta “La Madre del Novio”, por el hecho de la típica suegra entrometida, y otras tantas películas que no recuerdo bien el título.

El resultado ha sido entretenido, bien y hasta me ha producido varias carcajadas, para que negarlo, pero esta saturación de utilizar ingredientes que han funcionado anteriormente en una misma película, dicta mucho de su poca originalidad, así que, desde aquí, me reivindico en contra de estas películas que se basan en otras, lo mismo digo de las americanas, que últimamente escasean los guiones originales, hasta pediría que se prescinda de dicha categoría en los Premios Oscar.

Lo mejor: La sencillez, poca sobreactuación, el desarrollo de la misma.

Lo peor: Los “tropicazos”, que se base en otras películas, poca originalidad.

NOTA FINAL: 6 (entretenida)

Recomendable para verlo con tu familia o amigos, acompañado de “comida saludable” para echar unas risas.