‘Buscando a Dory’: Sigue nadando, nadando

finding_dory-418749314-large

Tengo 23 años y he esperado 13 años para ver esta película, pero ahora me toca hablar a mi desde una perspectiva… algo más adulta. A veces las segundas partes no son buenas, o simplemente no arriesgan, siendo este el caso de ‘Buscando a Dory’, la secuela de la una de las mejores películas de Pixar, ‘Buscando a Nemo’.

‘Buscando a Nemo’ trata sobre un pez payaso que busca a su hijo navegando por diferentes mares y lugares peculiares, contando con la ayuda de Dory, una simpática pez que tiene demencia senil, lo encuentra y todos felices (vaya, he revelado el final, es que se estrenó en 2003, así que no se puede considerar como “spoiler”). Pues se vuelve a repetir la misma historia en ‘Buscando a Dory‘ pero esta vez es Dory la que decide cruzar tierra, mar y aire, literalmente, para buscar a sus padres, que no sabe nada de ellos desde que les perdió de vista en su niñez.

Desde entonces, toda la película transcurre de manera rápida, donde los peces viajan a la ciudad a través de cubos de agua, cubos de fregonas, estanques y entre otros, curioso que siempre se libran de no morir por falta de agua, oye. Me recordó a ‘Toy Story’ en versión animales acuáticos, con enemigos en el camino, impedimentos varios y con el mismo fin, volver a casa y reunirse con la familia. Desde siempre he tenido presente esta teoría y con esta nueva entrega animada me di cuenta que vuelvo a tener razón.

Eso sí, a la mitad del largometraje se hace algo pesada ya que se repiten las mismas situaciones que la primera parte o de la misma película, y muchas de ellas se viven con tensión, pero cuando aparece en pantalla la pequeña Dory, es inevitable no esbozar una sonrisa o hasta incluso emocionarse, confieso que en varios momentos llegué a esa situación, soy una sensible que adoro las monerías, que hago.

Cabe destacar la inclusión de nuevos personajes, como el pulpo gruñon (que recuerda a Gruñon de Blancanieves), una ballena blanca (que por supuesto Dory hablara “balleno” con ella) y un pajarillo algo ciego, que da el toque cómico tan característico de las películas aptas para todos los públicos.

En general, ‘Buscando a Dory’ es una película afable pero que no supera a su antecesora, no es mala, ni mucho menos, pero no es novedosa en muchos aspectos, que fuera sido de buen agrado en una película de la adorada factoría ‘Pixar’, que comenzó su andadura con pequeños cortos y con el apogeo de ‘Toy Story’, poco a poco va superando en producción animada a la productora Disney, su enemiga y aliada en sus inicios.

Aspectos positivos: La pequeña Dory, nuevos personajes, el final

Aspectos negativos: Situaciones inverosimiles, momentos repetitivos, el guion

NOTA FINAL: 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s